En el Día Internacional de la Mujer, la Dirección de Defensa de los Derechos Humanos, Discapacitados, Grupos Minoritarios, Contra la Xenofobia, la Trata de Personas y el Racismo de la Defensoría del Pueblo emitió un fuerte comunicado en el que exhorta a reflexionar sobre el verdadero rol que se le confiere a la mujer en nuestra sociedad. A este respecto, la Defensora del Pueblo Adjunta, Sylvina Portillo, expresó que la mujer argentina carga con estereotipos o preconceptos que tornan difícil la tan mentada igualdad de género.

La funcionaria expresó que basta con mirar los medios de comunicación de los grandes centros urbanos, especialmente los televisivos, que son los que llegan en masa a nuestros hogares. En los mismos, puede verse como se generalizan y simplifican las diferentes formas de ser mujer, en apenas unos pocos modelos que se repiten. Los más reiterados son el de la mujer-objeto, de la cual se valora su cuerpo o partes del mismo como máximo atributo. En general se la usa para vender todo tipo de productos, tanto para hombres como para mujeres, o también como mera decoración puesta para agradar especialmente a los hombres en programas de entretenimiento, informativos y/o deportivos; También está la madre-ama de casa, protagonista de todas las publicidades de productos de limpieza, alimentación infantil, servicios bancarios, etcétera». Existe un completo trabajo, realizado por la Fundación para el Estudio e Investigación de la Mujer (FEIM), cuya presidenta, Mabel Bianco, afirma que los medios de comunicación y las denominadas “redes sociales”, juegan un papel importante en la constitución del imaginario de género de una sociedad pero, en ese imaginario, también inciden «muchas otras instancias, como las instituciones escolares, laborales, familiares, religiosas y los espacios de participación y/o recreación, entre otros». Comparto totalmente, subrayó, que quienes somos receptoras de estas imágenes no necesariamente las aceptamos como tales para sus nuestras vidas». Cuando lo que denunciamos es puesto en discusión, generalmente, se lo toma en broma, remarcó. Sin embargo, está comprobado que el uso de los estereotipos que enuncié, influyen directa o indirectamente en el comportamiento de quienes, todos los días, consumen eso que según «el mensaje» es o debe ser una mujer. Y en esto se debe ser claro, los más chicos aparecen como los más desprotegidos y existe toda una sociedad futura que se irá moldeando con estos preconceptos. La funcionaria expresó, finalmente, que la mirada crítica para nada tiende al pesimismo, sino a darnos cuenta, como sociedad, del lugar que damos a la mujer y que es preciso cambiar de actitud, en ciertos aspectos. Por el contrario, mucho se ha avanzado en los últimos tiempos en cuanto a la equidad en el trato y desde diversas áreas del Estado se trabaja, específicamente, para ello, no obstante lo cual, sin dudas, la eliminación de los estereotipos, tal y como lo recomiendan  la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (CEDAW) y la Plataforma de Acción de Beijing, que este año cumple 21 años, será un paso fundamental, si pretendemos llegar a la tan mentada igualdad de género la cual, verdaderamente, de llegar, significará un tributo válido a aquellas valientes mujeres que, a lo largo de la historia, han llegado a entregar sus vidas exigiendo, simplemente, un trato igualitario.-